ESTELLER CAMPAÑA 22

Cesar “el Zoqueru”.

Conforcos, Orlé, Caso, Asturias, 1956.
“Cesar el Zoqueru” fue uno de esos personajes que dejaron huella en nuestras montañas y gentes. Realmente, como su padre, el apodo era “el zuequeru”, pues a eso se dedicaba cuando llegaron a Orlé desde Galicia, amén de potas, paraguas, jarras. El viejo Cesar, de humilde condición agravada en años tan duros, era curioso y trabajador. Amante de la flora fue arrancando al monte pequeños rodales, limpiándolos a modo de prado, sembrando e injertando en ellos frutales que aún hoy en día podemos ver. 


 Durante aquellos años, el Zoqueru hijo acompañaba a las partidas de caza de Don Luis Argüelles, en lo que entonces se llamaba coto de Puropinto y Fresnedal, teniendo asegurada con él la alegría, que también de eso trata la caza y más si era en batida.
Ahí le tiene con un rebeco en Conforcos, adivinándose detrás el Troncau y el arranque del Valle Capiella.
Yo conocí a ambos, padre e hijo, en aquella casina del Cantón…
Sin duda es esta una joya, una imagen que plasma con absoluta rotundidad la esencia de la caza en nuestras montañas, donde una pieza era mucho más las proteínas que unos cuernos, al fin y al cabo la verdad.
Gracias por el coloreado de la fotografía a mi amigo David de @batidasjabali
Viva la caza. Long life to hunting.
UN CARTUCHO, UNA PIEZA

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información