El respeto por la pieza pasa por el gusto al mostrarla.

Buen ejemplo de ello es esta fotografía de nuestra amiga Aleksandra. Una simple rama de pino tapando el impacto y el cuidado en que no aparezca mucha sangre consiguen que una imagen se convierta en un recuerdo imborrable y bello. Cuidemos las fotografías, la defensas de la caza pasa por la imagen que demos al mundo...pero nunca olvide que no podemos perder nuestra identidad, una cosa es una escena de caza y otra maquillar para que parezca que no es caza. Somos cazadores y matamos, es algo completamente natural.
Enhorabuena amiga. Viva la caza. Long life to hunting.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información