¡¡¡Hasta con calefacción en las perreras!!!



“Mire amigo Michel que mal tratamos los cazadores a nuestros perros de caza, los maltratamos, solo nos preocupamos por ellos en la temporada de caza y un largo etc que usted y yo estamos hartos de escuchar. Pues bien, perreras con calefacción, bebedero automático para que nunca les falte agua, y por supuesto todos los días tienen un paseo de al menos una hora, aparte de sus otras dos salidas normales para hacer sus necesidades. Eso para mí es cuidar y mimar a mis perros y no ponerles modelitos ni sentarlos a comer en la mesa. Mis perros no serán los mejores cazadores pero no me importa, son mis perros, mis amigos, mis más fieles compañeros, los únicos que estoy seguro que darían su vida por mi”, me cuenta nuestro amigo Oscar Gomez Pardo que añade que sus bretones se llaman Zeus y Nala y que la calefacción es a través del tubo de la estufa de su casa pasando el calor a los dos compartimentos.




Esta es la realidad de cazadores y perros de caza, muy alejada de la mentira que muestra al cazador como maltratador de sus perros. Estudios del Seprona y de la Fundación Affinity corroboran esos cuidados o el embuste de los abandonos, datos que se tratan de ocultar motivado por los intereses económicos de los grupos anticaza. Faltaría que lo completasen con un apunte, el perro de caza es feliz cazando, algo que solo nosotros sabemos darles desde el principio de los tiempos.
Viva la caza. 


Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información