¿Hasta cuando se permitirá matar a los canales?



Vuelven los canales a sembrar la muerte, vuelven las imágenes de cuerpos flotando, de montones de cadáveres apilados. Frente a un problema que año tras año, como una maquiavélica herramienta de muerte, mata por ahogamiento a miles de animales, la sociedad calla, los ecologistas desaparecen, los animalistas se esfuman, los políticos miran para otro lado. Solo la caza grita pidiendo ayuda, un grito mudo que evidencia nuestra debilidad, la incapacidad de hacerse oir, la poca fuerza que somos capaces de desarrollar. Una mentira repetida año tras año, como es la del abandono y maltrato del galgo, han conseguido que llegue hasta el último rincón, engañando masivamente. Ante un problema de la entidad de los canales y la fauna que se ahoga en ellos, somos incapaces de conseguir que se conozca y se le ponga solucione. Tendrían que aparecer perros y gatos o un par de linces y lobos para que los telediarios se hiciesen eco de ello, está claro que una montonera de corzos pudriéndose después de una horrible agonía solo no interesa a los cazadores. Hasta que el ecoanimalismo no encuentre la forma de llenarse los bolsillos con este problema está claro que los canales seguirán matando. Cuanta hipocresía Dios.
Viva la caza. Long life to hunting.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información