Los animales salvajes no son mascotas.

Una vez mas una imagen es suficiente para echar por tierra todas las proclamas animalistas. Creer que los animales son mascotas, esperar de ellas raciocinio o sentimientos similares a los de los humanos, no es solo ignorancia y ñoñería, es mucho peor.
Tratar un animal como si fuese una persona es tratar de robarle su identidad, esperando que sea lo que no es. Humanizar a un animal debería considerarse maltrato.
En este caso la ignorancia hace que no se tome en serio el peligro que representa un animal salvaje, como en este caso, potencialmente muy peligroso.
Viva la caza. Long life to hunting. 

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información