¡Mamá, yo de mayor quiero ser cazador...!

...me dijo Diego después de estar en el puesto y ponerle cerca para que lo disfrutara sabiendo que podía pasar lo que pasó. Nos pasaron las guarras con los rayones a 10 metros. El aire venía espectacular. Pasaron por su vereda y la última se quedó quieta y miró hacia adelante. Mi hijo comiéndose el bocata se quedó inmóvil como yo. Cuando empezó a andar respiramos, nos miramos y nos hechamos a reír. Le dije: shhhhhh, pueden venír más. A los 15 minutos entraron más y más y así hasta las 10 de la noche. Luego prepararme, avisar a mi hijo para que se tapase los oídos y después de preguntarme 1000 veces: ¿Ya Mami, ya vas a tirar? no, no, no, ahora Diego...pummmm ¿La has visto encogerse? le pregunté, contestándome que sí. Pero al ir a buscarlo no está, solo hay trocitos de carne que Diego encuentra. Un raspón hijo, la fallamos, hoy no quitamos daños. Su contestación fue: Mamá yo mañana vengo a buscarla por si acaso. Después de todo esto y de esas 4 horas de espera es un orgullo que tu hijo lo vea de esta manera”, nos cuenta nuestra amiga Arantxa . Así debe ser . El respeto por la pieza es una norma de obligado cumplimiento para cualquier cazardorque Diego está claro que siente ya. Enhorabuena por esa educación, Viva la caza. Long life to hunting.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información