¡¡¡No estamos para quejarnos!!!

Ayer eché la tarde de botas y vara, en esa ya obligada visita a las mayadas familiares. Ahí atrás, al lado de la perra, las ruinas de la cabaña de mi familia, Bolenga. Imagínese, hasta aquí subían todos los días a por la leche. Tras ordeñar las vacas soltaban a los terneros para que mamaran lo que sobraba. Y entre tanto, mientras los terneros estaban a lo suyo, ellos aprovechaban para hacer madreñas, ese calzado de madera tan típico de Asturias. Mal vestidos, mal calzados, mal comidos y cargados como animales...vaya vida, estamos como para quejarnos.
Viva la caza. Long life to hunting.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información