¡¡¡Trolls a bordo!!!


Las redes sociales son un escondite perfecto para que medren los ruines, cobardes y mezquinos que se aprovechan del anonimato para soltar sus vomitos. Entre esta chusma destacan los “trolls”, ese palabro usado para describir a esos personajes que se dedican a reventar chats. Son fáciles de detectar, utilizan perfiles falsos, suelen carecer de publicaciones, tener pocos amigos...simplemente cuentas tapaderas. Entre ellos los de naturaleza política saltan al recate de sus siglas en cuanto detectan peligro. Son especialistas pagados por los partidos para impedir posibles uniones que les resten votos. En caza se suman a ellos otros dos tipos más, los ecoanimalistas disfrazados de cazadores y los mas tristes de todos, los envidiosos. La semana pasada me escribía disgustado mi amigo Santiago Fernandez Jove, un cazador asturiano que cuenta en su palmarés con grandes trofeos, destacando entre todos el corzo record de Asturias que abatió en Villaviciosa. 
Lleva a gala Santi haber conseguido todos estos trofeos en abierto, en cotos regionales y reservas, con permisos comprados al alcance de cualquier cazador o simplemente siendo agraciado en sorteos regionales. 
El tema es que tras publicar yo mismo una fotografía de su plantel, tardó poco el “troll” de turno en soltarle la gracia, espetándole: “billetes colgados de la pared”. Acostumbrado ya a lidiar con esta gentuza, lo eliminé y bloqueé, quitándole importancia. No les de voz amigo, su intención es solo desestabilizar y reventar chatas. La envidia tan habitual en la caza llega también a las redes de esta forma. Al primer tufo “a rascarla” a otro lado, no le aportarán jamás algo positivo.
 Enhorabuena por esos trofeos Santi.

Tras ellos hay muchas horas e ilusiones de caza auténtica. Tras ellos hay mucho trabajo, la caza es un aprovechamiento más del que viven muchos miles de familias.


Viva la caza. Long life to hunting.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información