EL JABALINERO

Un ejemplo del sectarismo y la violencia animalista.

Este es un ejemplo claro del sectarismo y la violencia del animalismo. Se creen por encina de la ley, no les importan las personas, no respetan a bada ni a nadie, entre sus filas se esconden auténticos delincuentes. Esto es robar. Vaya falta de mano dura que hay con esta chusma.
Viva la caza. Long life to hunting.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información