EL JABALINERO

“A plena luz del día entró en el pueblo y se llevó un Yorkshire en la boca”.


Ahí lo tiene, un lobo sarnoso se atreve a atacar en medio de un pueblo a plena luz del día, según me cuenta Ima Fernández. Las fotografías están hechas en Rozuelo, León, entre las casas, en el medio del núcleo rural. Tres días antes en El Valle, un pueblo cercano, se llevó un perro entre las fauces. 


Al peligro potencial que puede suponer un lobo, viene a unirse la desesperación que da la sarna, esa horrible enfermedad que arrasa tras una larga agonía. 


No se está tomando en serio ni el problema del lobo ni el de la sarna, o al menos con todo el respeto que ambos merecen. Seguro que si en vez de tanto subvencionar a asociaciones animalistas y ecologistas, se invirtieran esos mas de diez millones de euros, en trabajar sobre esta enfermedad, ya habría soluciones. Desgraciadamente la secta tiene los tentáculos sobre parte de la clase política y lo mas ñoño de la sociedad urbana. Veremos a ver quien se hace responsable cuando en vez de un Yorkshire sea un niño ¿Que se apuesta que entonces los prolobos callaran como ahogados?


Nadie pide extinción, solo un control que haga posible la convivencia entre hombre y lobo.


Viva la caza. Long life to hunting.



Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información