Armería Scrofa

El final de temporada soñado.

La caza de jabalí en batida en montaña con perros de rastro es una modalidad difícil de superar. La compenetración necesaria de los compañeros, pocos puestos para cubrir tanto terreno, la exigencia física junto a la imprescindible calidad de morteros y perros, convierten esta modalidad en una maravillosa experiencia cinegética. 
El domingo cerré la temporada en Geras de Gordón rodeado de amigos y familia. Colocado en el puesto de "los chopos" la panorámica contemplada era impresionante. Detrás una ladera descarnada que bajaba en robledal hasta el puesto anterior cubierto por Domingo. Al frente la ladera que baja de la escombrera, cubierta a tramos por restos de la anterior nevada. Ni viento, ni frío, un día soleado, perfecto.
Nos avisan por la emisora que bajan los guarros. Se deslizan pr el robledal encima de Domingo. Los veo bajar hasta que cortan el aire del puesto y frenan en seco, dándose la vuelta y arrancando hacia arriba. A 8x el visor me los trae entre los robles. Tiro sin pensarlo sin saber el resultado hasta que llega Bernardino, confirmándome el primero.
De nuevo la emisora nos anuncia un nuevo jabalí. La trayectoria la misma pero esta vez trata de zafarse mas alto. Lo espero entre los arboles y mucha distancia me quedo con él.
Tras un largo´istmo seguimiento de los perros de Adrián veo como un gran xabalín viene por la ladera de enfrente. Adivinando su trayectoria decido esperar hasta que comienza a subir. Adivino las posibles unidas y decido tirar. Subo el visor a 12x ante la lejanía del lance. Adelanto y tiro sin resultado. El jabalí aparece y desaparece entre el monte. Repito de nuevo con identico resultado. Me afianzo en la horquilla y le adelanto un metro y medio. Escucho diferente el sonido del disparo, noto algo distinto en la pieza. Cerrojeo y afino sabiendo que es el último cartucho del cargador. De nuevo un gran adelantamiento aprovechando que ha tomado la horizontal de un camino. Se graba en mi la silueta del gran macho con la boca abierta, su color amarillo, negras las patas, las orejas. Al disparo la imagen de la pieza frenada, con esa sensación de plenitud y respeto ante el lance mas intenso que un cazador de mayor puede soñar. El .300 Weatherby Magnum entrega la máxima capacidad en lances extremos.
Gracias amigos, gracias.
Viva al caza. Long life to hunting.








Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información