Ahí va un teckel con el rastro de un jabalí herido.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información